Guatemala cierra con calificaciones negativas el 2017

Guatemala cierra con calificaciones negativas el 2017

Política de Competitividad, Guatemala 2032
El turismo clama por mejor infraestructura
Encuentro Regional de Competitividad del Sector Construcción, una oportunidad para contar con una región más próspera e inclusiva

El país empeoró en el ranking Doing Business del Banco Mundial; también la calificadora de riesgo Standard & Poor´s bajó la perspectiva de la deuda soberana.

HERNÁN GUERRA
REVISTA CONSTRUCCIÓN

En los últimos meses de 2017, Guatemala recibió dos malas noticias que complican aún más su imagen y, por consiguiente, su clima de negocios. Primero fue la firma calificadora de riesgo internacional Standard & Poor´s (S&P) que degradó la perspectiva de la deuda soberana en moneda extranjera del país de BB a –BB; la deuda en moneda local pasó de BB+ a BB, con perspectiva estable.

¿Qué significa una calificación de riesgo? Estas son opiniones prospectivas sobre el riesgo crediticio y expresan la opinión de la agencia sobre la capacidad y voluntad de un emisor, que puede ser un Gobierno, una empresa o un gobierno municipal, explica S&P. Se refieren a la calidad crediticia de una emisión individual de deuda, como por ejemplo una emisión de bonos corporativos, municipales o instrumentos respaldados por hipotecas, y a la probabilidad relativa de que dicha emisión pueda incumplir en el pago. En julio, otra de las prestigiosas calificadoras de riesgo, Moody´s Investor Services, mantuvo las calificaciones de riesgo crediticio del país en Ba1, con perspectiva Estable.

Pero eso no fue en la carpeta de Guatemala. El 31 de octubre, en el ranking del Doing Business 2018, el Banco Mundial bajó al país del puesto 88 al 97, entre 190 países evaluados. Y uno de las áreas en las que más empeoró es en la tramitología para el sector construcción. Aquí Guatemala bajó 27 puestos al pasar de la posición 89 a la 116. Quiere decir que ahora es más tardado el proceso para la obtención de licencias relacionadas con el medio ambiente y que tienen que ver con la construcción.  Según el Banco Mundial, en Guatemala este trámite puede durar hasta 205 días (6.8 meses). Antes se demoraba 158 días 5.2 meses. El número de procedimientos o pasos aumentó de 11 a 12.

Y según Fernando Spross, investigador asociado de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), los trámites en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales son más largos porque ahora se extendieron los términos de clasificación de proyectos que demandan un estudio de impacto ambiental (formal). En consecuencia, esto dificulta la agilidad de los negocios o inversiones relacionadas al sector construcción, explica el profesional.

Según el Doing Business, Guatemala también cayó 20 puestos en el proceso de apertura de negocios ya que los pasos aumentaron de siete a ocho, incluyendo el tiempo para abrir un negocio que ahora se extendió de 19.5 días a 26.5 días.

 

ÁREAS DE EVALUACIÓN DEL BM

De los 10 ejes o áreas que escruta el Banco Mundial, excepto en uno, el país se mantuvo sin cambios (Protección a inversiones). Sin embargo, es de los peor calificados, pues ocupa la posición 172 de los 190 países.

Electricidad cayó 19 puestos; registro de propiedades, once; obtención de créditos bancarios, 4; pago de impuestos, siete; comercio transfronterizo, dos; cumplimiento de contratos, 3 y liquidación o cierre de una empresa, bajó cuatro escaños.

El Doing Business estudia qué tan fáciles o expeditos son los trámites para hacer negocios en los 190 países, que este año evaluó. El ranking lo encabezan Nueva Zelanda, Singapur, Dinamarca, Hong Kong y Corea del Sur. De Latinoamérica, entre los mejor calificados aparecen Panamá (79), Uruguay (94), Argentina (117)

EL “FRUTO” DE LA INESTABILIDAD POLÍTICA

En el comunicado de prensa S&P hace una serie de advertencias, incluyendo una degradación más de la calificación de la deuda soberana el país, si la crisis política se profundiza. “Podríamos bajar las calificaciones en los próximos 12-24 meses si el conflicto político escala en un grado tal, que afecte aún más no solo el crecimiento económico, sino también las finanzas públicas sostenibles. Nuestra evaluación de deuda podría empeorar y afectar las calificaciones si los pagos de intereses superan el 15% de los ingresos del gobierno”, precisa la calificadora.

No obstante aclara que en ese mismo período la calificadora “también podría elevar las calificaciones si el Gobierno es capaz de proponer e implementar una agenda de reformas que fortalezca la gobernabilidad e instituciones públicas, aumenta sus ingresos y refuerza la perspectiva del crecimiento económico”

LO QUE DICE EL BANGUAT

Por lo pronto, y al cierre de esa edición (principios de noviembre), el presidente del Banco de Guatemala (Banguat), Sergio Recinos, había confirmado que la Junta Monetaria revisaría a la baja el crecimiento económico del país en 2017.  Lo estimaría en un tres por ciento, debido a los factores extraeconómicos (políticos).

Inicialmente el banco central había previsto que el Producto Interno Bruto (PIB) crecería en un rango de entre 3.4 y 3.8 por ciento. Luego, a medio año, se redujo a un máximo de 3.4 por ciento. El funcionario explicó que además de los factores ajenos a la economía, también incidiría en un menor crecimiento, la baja ejecución de la obra pública (presupuesto del Estado).

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0