Desempeño Económico Actual y Perspectivas 2018

Desempeño Económico Actual y Perspectivas 2018

Construcción en Cifras 2018
Impacto económico de la Ley de Interés Preferencial
Dinámica de Precios en la ciudad de Guatemala

En el entorno interno, la actividad económica estaría creciendo este año en un rango entre 3.0% y 3.4% y en un rango  entre 3.0% y 4.0% en 2018.  La inflación, el tipo de cambio nominal y las tasas de interés permanecen estables a pesar de las tensiones políticas. La economía mundial continúa el proceso de recuperación.

 Ing. Johny Gramajo

  

Entorno Económico Internacional

 

El crecimiento de la actividad económica mundial se ha venido consolidando. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía mundial crecería 3.6% en 2017 y 3.7% en 2018, por arriba de lo registrado en 2016 (3.2%), debido al mejor desempeño previsto tanto para las economías avanzadas como para las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

En las economías avanzadas, las perspectivas de crecimiento económico son positivas  para 2017 y  2018 (2.2% y 2.0%, en su orden), lideradas por los Estados Unidos de América que crecería 2.2% en 2017 y 2.3% en 2018, resultado de la recuperación de la inversión y, en menor medida, del aumento del consumo, en un ambiente de mejores niveles de confianza económica. Ese mejor desempeño de la economía estadounidense tendría un efecto positivo en la economía guatemalteca y en las economías del resto de países de Centroamérica, lo cual también sería favorable para nuestro país, dado que después de los Estados Unidos de América, los países de la región, en conjunto, son nuestro segundo socio comercial más importante. En cuanto a las economías de mercados emergentes y en desarrollo, se estima un crecimiento económico de 4.6% en 2017 y de 4.8% en 2018, lideradas por India, con crecimientos superiores a 7.5%,  y la República Popular China, que aunque se encuentra en fase de desaceleración económica, aún muestra crecimientos por arriba de 6.5%.

Los mercados financieros internacionales, en términos generales, mantuvieron un desempeño positivo, con niveles bajos de volatilidad, apoyados por la mejora las perspectivas de la economía mundial, lo cual ha reforzado la confianza de los consumidores y empresarios, favoreciendo un mayor apetito por riesgo. Sin embargo, las persistentes fuentes de incertidumbre, particularmente de índole geopolítica, podrían generar algunos episodios de mayor volatilidad.

 

En cuanto a la inflación internacional, ésta se mantuvo moderada, resultado, principalmente, de la reciente moderación del precio internacional del petróleo y sus derivados. En efecto, en las economías avanzadas, a pesar del repunte entre finales del año anterior y los primeros meses del presente año, la inflación se moderó debido al menor crecimiento de los precios de la energía; mientras que en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, con algunas excepciones, el ritmo inflacionario se desaceleró.

En el caso de los países de América Latina que operan bajo el esquema de metas explícitas de inflación, salvo México, la inflación ha disminuido, en respuesta a la moderación de las presiones de demanda agregada, la reversión de varios choques de oferta y la reciente apreciación cambiaría. En los países de Centroamérica y en la República Dominicana, la inflación se mantuvo relativamente contenida, con niveles, en general, dentro de las respectivas metas.

Entorno Económico Nacional

 

En el ámbito interno, para 2017, se prevé un crecimiento del PIB anual entre 3.0% y 3.4%, como resultado del comportamiento positivo de la demanda interna y del mejor desempeño económico de los principales socios comerciales. Para 2018, se estima un crecimiento del PIB anual entre 3.0% y 4.0%. Como se ilustra en las gráficas siguientes, casi todas las actividades económicas estarían reflejando tasas positivas de crecimiento económico, excepto minas y canteras, debido a la contracción de la extracción de minerales metálicos. En cuanto a la construcción, las tasas de crecimiento reflejan la moderación de la inversión pública y la desaceleración tanto en la superficie de construcción autorizada, como en la superficie realizada. Vale indicar que si el gasto público en infraestructura aumentara en 2018, como está previsto en el proyecto de presupuesto presentado por el Ministerio de Finanzas al Congreso de la República, el crecimiento del sector construcción podría ser significativamente mayor.

 

 

La expectativa de crecimiento económico para el presente año es congruente con el comportamiento de algunos indicadores de corto plazo, como la tendencia-ciclo del Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) que a julio registró una variación interanual de 3.1%, resultado de tasas de variación positivas en la mayoría de actividades económicas.

En cuanto al comercio exterior, a julio, el valor FOB de las exportaciones de bienes aumentó 7.4% respecto a similar periodo de 2016, resultado de un incremento tanto en el precio medio (5.8%) como en el volumen exportado (1.7%). Por su parte, el valor CIF de las importaciones de bienes aumentó 7.6%, explicado por el alza en el volumen de las importaciones (8.3%); mientras que el precio medio no registró variación

 

Al 31 de agosto, el ingreso de divisas por remesas familiares alcanzó un monto de US$5,424.4 millones, superior en US$756.8 millones (16.2%), respecto al monto observado en igual periodo de 2016, comportamiento que, entre otros factores, se asocia, principalmente, a la reducción del nivel de desempleo hispano, al mayor  número de guatemaltecos que vive en Estados Unidos de América y al temor suscitado por las posibles medidas anti-migratorias en dicho país, que ha provocado que los migrantes, en adición al envío normal, estén enviando parte de sus ahorros, como una medida precautoria. Se estima que en los últimos meses de 2017, las remesas se desaceleren a un ritmo de crecimiento interanual de alrededor de 14.0% y a un rango entre 7% y 10% en 2018, ello a medida que se va reduciendo el referido envío precautorio.

El tipo de cambio nominal del quetzal frente al dólar, registró al 20 de septiembre una apreciación interanual de 2.93% (acumulada de 3.02%). El Banco de Guatemala, participó en el mercado cambiario a mediante su regla de participación, la cual persigue moderar la volatilidad del tipo de cambio nominal, sin afectar su tendencia, así, al 20 de septiembre, la participación del Banco de Guatemala en el mercado cambiario, generó compras netas de divisas por US$1,916.4 millones y, además, captó US$214.1 millones mediante depósitos a plazo, lo que ha contribuido a reducir el exceso de divisas en el mercado y ha permitido que el tipo de cambio permanezca estable.

 

El ritmo inflacionario a agosto de 2017,  se ubicó en 4.72%, valor que se encuentra dentro de la meta de inflación (4.0% +/- 1 punto porcentual), previéndose que tal situación se mantenga al finalizar 2017 y 2018, cuando la inflación se ubicaría en 4.50% y 4.25%, respectivamente.

En cuanto a las tasas de interés en el sistema bancario, éstas han permanecido estables, y, recientemente, con una ligera tendencia a la baja. Dada la prudente conducción de las políticas monetaria y fiscal, se estima que dichas tasas permanecerían estables en lo que resta de 2017 y durante 2018.

Los principales agregados monetarios y de crédito al 14 de septiembre de 2017, evidenciaron un comportamiento relativamente congruente con la previsión de crecimiento económico y la meta de inflación. El crecimiento interanual de la emisión monetaria se ubicó en 14.7%, reflejo de una mayor demanda de efectivo por parte del público; en tanto los medios de pago registraron un crecimiento interanual de 8.5%. Por su parte, el crédito bancario al sector privado aumentó 4.9% en términos interanuales, reflejo, principalmente, de la reducción en la demanda de crédito en moneda extranjera.

En lo relativo a las finanzas públicas, se estima que al finalizar el ejercicio fiscal 2017, tanto los ingresos tributarios como el gasto total registren un crecimiento de 7.2% y 10.4%, respectivamente. Los ingresos tributarios y el gasto público total equivaldrían a 10.4% y 12.5% del PIB, en su orden; lo que haría que el déficit fiscal se sitúe alrededor de 1.5% del PIB. Según el proyecto de presupuesto para 2018, el déficit fiscal previsto para 2018 sería de 2.6%, el cual, entre otros aspectos, incluye, como se indicó, un gasto significativamente mayor en infraestructura.

Síntesis

 

En resumen, en el entorno externo, la economía mundial continúa el proceso de recuperación, el cual se ha afianzado recientemente. Los mercados financieros internacionales mantienen una evolución positiva, con volatilidades en mínimos históricos, consistente con la mejora en la actividad económica mundial y la firme confianza de los inversionistas. Por su parte, la inflación internacional continúa en niveles moderados.

En el entorno interno, la actividad económica estaría creciendo este año en un rango entre 3.0% y 3.4% y en un rango  entre 3.0% y 4.0% en 2018. Las políticas monetaria y fiscal, han contribuido a que los principales precios macroeconómicos (inflación, tipo de cambio nominal y tasas de interés) permanezcan estables, aún en ambiente de tensiones políticas e institucionales, lo que ha sido resaltado por las principales empresas calificadoras de riesgo soberano en las evaluaciones que han efectuado al país.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0