Agenda ambiental 2018, una discusión técnica

Agenda ambiental 2018, una discusión técnica

Las Alianzas Público Privadas en Guatemala
Política de Competitividad, Guatemala 2032
Infraestructura como ruta para alcanzar el desarrollo sostenible

El tema medio ambiental debe ser discutido desde una visión técnica y científica, no puede ser tomado como algo a la ligera. Por ello, es importante que todos los sectores trabajemos por una unificación de criterios y logremos la sostenibilidad en cualquier actividad económica.

Ing. Enrique Batres

Miembro del Comité Sostenible de CGC

     El año 2018 inició con varios retos a nivel nacional: la necesidad de generar empleo formal, la promoción de inversión en diferentes sectores industriales, el aumento de los índices de calidad y cantidad de vivienda, el mejorar la cobertura para el acceso a servicios básicos de la población, entre otras metas que forman parte de los indicadores de desarrollo económico del país.

La agenda ambiental también es una meta pendiente. El año 2017 incluyó la iniciativa 5161 “Ley para el Aprovechamiento y Manejo Integral, Sostenible y Eficiente del Recurso Hídrico en Guatemala” que obtuvo aprobación de la Comisión de Ambiente del Congreso de la República.

La iniciativa ha sido criticada de fondo por tener un enfoque de control, sanción y burocracia que plantea el registro de usuarios y usos a través del Instituto Nacional del Agua que sería liderado por el Consejo Nacional de Recursos Hídricos.

El sistema de administración propuesto en la iniciativa es ambiguo y las atribuciones expuestas para los órganos técnicos y administrativos están desorganizadas. Se plantea la creación de una nueva institución pública, que nacería sin una visión técnica clara y con problemas de presupuesto para funcionar.

El documento propone la creación de Autoridades de cuenca locales, cuando este ejercicio no ha sido exitoso hasta el momento, y por lo tanto, no debería replicarse.  Por ello, la iniciativa 5161 no presenta un esquema de certeza jurídica e igualdad de condiciones para los usuarios del agua y compromete la libertad de usos. Para ello, debemos lograr una propuesta técnicamente correcta y que sea de beneficio a toda la población como medio de orden de uso del recurso, respetando la ley y los derechos de todos.

      Otro tema en curso está a cargo del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales. La Institución  trabaja actualmente, en una propuesta para la modificación del Listado Taxativo. Este documento es utilizado para clasificar los proyectos, obras, industrias o actividades de acuerdo a su impacto ambiental potencial en rangos de alto, mediano y bajo impacto. Esta herramienta fue creada en el año 2005 y ha sido usada también como una referencia para establecer la tarifa de cobros por licencias, multas, ingreso de expedientes, entre otros.

El Listado Taxativo fue copiado de la Clasificación Internacional Industrial Uniforme CIIU de las Naciones Unidas y por eso la mayoría de proyectos expuestos en la lista original no eran típicos de la región.  El principal objetivo de los listados taxativos era estandarizar por medio de códigos, la universalidad de proyectos por tipo de actividad económica, para determinar cuáles debían presentar un Estudio de Impacto Ambiental y cuáles no. Sin embargo, el objetivo se ha desvirtuado y la lista ha aumentado en cantidad y complejidad de clasificación, usando algunas unidades de medida que no aplican a Guatemala. El principal desafío deberá consistir en proponer un modelo de taxado innovador que se ajuste a las necesidades del gremio y que coincida con las actividades principales del sector.

Por último, y no menos importante es el Acuerdo Ministerial 349-2017 que aprueba el manual de procedimientos para la elaboración de las guías ambientales. La elaboración de estos documentos, representa para el sector de la construcción, una meta a mediano plazo que promoverá la publicación de buenas prácticas ambientales. Las guías tienen el potencial de educar a los constructores y por lo tanto, serán elaboradas por medio de talleres de unificación de criterios y evaluación de propuestas que se puedan tomar como referentes para otros gremios.

Todo lo anterior nos indica que la agenda ambiental del 2018 no es nada a tomar a la ligera, pero que requiere de un análisis técnico importante, además de un compromiso de todos en beneficio de Guatemala.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0