¿Cómo innovar en la construcción?

¿Cómo innovar en la construcción?

Una mujer constructora de realidades
Señales de desaceleración económica marcan perspectivas 2018
¿Cuánto de las remesas va a la construcción?

Utilizar conceptos, procesos, ideas existentes y adoptarlas para nuestro entorno, procesos y empresas, es innovar; es traer ideas que han funcionado y adoptarlas como propias, situación que no es necesariamente fácil, pero definitivamente no se compara con el proceso de inventar.

Ing. Teddy Lemcke

FFACSA

Hablar de innovar en el medio de la construcción, es un tema relativamente complicado, esto debido a que es una industria regida por rigurosas normas, procedimientos y costumbres, además del temor al cambio por los riesgos inherentes en los que se puede caer al hacer algo diferente.

Además, debemos estar claros, que innovar no necesariamente es inventar algo nuevo, muchas veces se tiene la idea, si no es algo completamente nuevo no es innovar. No se puede estar más equivocado; utilizar conceptos, procesos, ideas existentes y adoptarlas para nuestro entorno, procesos y empresas, es innovar; es traer ideas que han funcionado y adoptarlas como propias, situación que no es necesariamente fácil, pero definitivamente no se compara con el proceso de inventar.

Es necesario tener presente que el mundo en el que vivimos está cambiando hoy más rápido que nunca, debido a la velocidad con la que la información llega; a las soluciones tecnológicas disponibles para más personas de una manera inmediata; permitiendo que el talento existente se aproveche mucho mejor, acelerando exponencialmente el desarrollo de nuevas alternativas para hacer las cosas más rápido, con menor costo, mejor calidad y por ende al alcance de todos, dicho de otra manera, tenemos que adaptarnos a este ritmo de cambio porque no va a pasar esto ya está pasando.

Expertos manifiestan que los cambios que nuestras generaciones experimentan son exponencialmente más rápidos que los que nuestros antecesores vivieron, es decir, los cambios trascendentales que hemos experimentado tomaban décadas a principios del siglo XX, hoy vemos cambios trascendentales cada 6 meses por esta razón ya no parecen serlo, pero si los analizamos detenidamente son equivalentes a aquellos que pasaban cada década.

Por lo anteriormente expuesto, la manera de vivir está cambiando, por lo que nuestro consumidor también, sus necesidades, sus sueños, su realidad, son distintas, por ello requiere otro tipo de soluciones, productos y servicios. Nuestras empresas deben tener la capacidad de crear valor, de acuerdo con esas nuevas demandas que esos consumidores cambiantes necesitan.

Debemos mejorar nuestros procesos, implementar,las cada vez más accesibles soluciones tecnológicas, buscando automatizarlos y que, al mismo tiempo, generen información en tiempo real, relevante para la toma de decisiones y el traslado de la misma a los actores interesados, formar sinergias con todos los actores de nuestro entorno, proveedores, clientes, gobierno, banca y proveedores de tecnología.

En pocas palabras, generar al consumidor una mejor experiencia de compra, brindándole productos y servicios acompañados de información que le permitan anticiparse a su recepción, de tal forma que sus procesos se vean impactados por esta eficiencia, que respondan a esas nuevas maneras de vivir y así, generar mayor valor, diferenciación, fidelidad y por ende crecimiento.

Debemos fomentar en nuestras empresas el ambiente propicio para que este tipo de creatividad se fecunde y se logre implementar; estructuras rígidas como las que normalmente encontramos en las empresas, muchas veces inhiben este proceso, tan necesario para continuar liderando nuestro mercado.

Existen muchas oportunidades para adentrarse en este proceso de evolución, foros, ferias, videos, redes sociales o literatura. Le invito a que participe e implemente en su organización, no se arrepentirá.

 

 

 

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0