¿Cómo dinamizar la economía del sector construcción?

¿Cómo dinamizar la economía del sector construcción?

Ventanilla Única de la Construcción: Sinónimo de Impacto Económico
Sector Construcción continúa con pie firme
Suspensión de Mina San Rafael deja pérdidas económicas

Para que el sector construcción sea un detonante en el crecimiento económico nacional, se necesita de reformas institucionales y generación de políticas públicas eficaces y transparentes, que logren hacer frente a los desafíos que se tienen como país.

Lic. Aubrey Arsenio Guillén

Tw: @AubreyGuillen

De acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía mundial crecería 3.7% en 2018. En las economías avanzadas, las perspectivas de crecimiento económico son positivas, la tasa de crecimiento estaría rondando el 2%, siendo Estados Unidos, quien lidere este comportamiento positivo, logrando cifras de 2,3% en 2018. Se cree que, el mejor desempeño de la economía estadounidense tendrá un efecto positivo en Guatemala.

En cuanto a las economías de mercados emergentes y en desarrollo, se estima un crecimiento económico de 4.8% en 2018, lideradas por India, con crecimientos superiores a 7.5%, y la República Popular China, que muestra crecimientos por arriba de 6.5%.

Para 2018, se estima un  crecimiento del PIB nacional entre 3.0% y 4.0%. Para llegar a estas cifras es de suma importancia contar con un clima de estabilidad política y de seguridad jurídica. Sin embargo, a pesar de contar con cifras positivas, las mismas son insuficientes para lograr un crecimiento económico sostenido que nos permita ser más competitivos.

 

El último Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial ubica a Guatemala en el puesto número 84 de 137 países. Dentro de los factores más problemáticos que tenemos como país se encuentran cuestiones de índole no económica, como lo son el crimen y robo, la corrupción, burocracia ineficiente y el suministro inadecuado de infraestructura.

Áreas de oportunidad para el sector construcción

El crecimiento económico inclusivo se logra, a través de instituciones fuertes, capaces de brindar servicios de calidad a toda la población (salud, educación, agua potable, plantas de tratamiento, infraestructura básica, entre otros) y reduciendo las malas prácticas (combate a la corrupción).

Uno de los principales retos que tiene el Estado es lograr la eficiencia en la inversión y la gestión de la inversión pública,  para lo cual existen una serie de mecanismos jurídicos, institucionales y de procedimientos de gestión de inversión pública, que promueven el gasto público eficiente en infraestructura.

El Estado reducirá de manera significativa la pobreza, si decide invertir de forma eficiente y transparente en infraestructura, para ello, es menesteroso trabajar arduamente en modelos de financiamiento alterno a lo público, por medio de Alianzas Público Privadas  -APP-  y dotar al sistema de reglas claras que promuevan la inversión en infraestructura.

Las Asociaciones público-privadas – APP-  como alternativa de provisión de infraestructura y servicios públicos.

En nuestra legislación el Decreto 16-2010, Ley de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica, es la normativa que recoge los elementos básicos que deben contemplar las legislaciones en esta materia, dichos elementos están redactados en forma de disposiciones legales que podrían encontrarse en las leyes vigentes.

El artículo 2 del cuerpo legal en cuestión, hace referencia del ámbito de aplicación de la ley y establece que, se aplicará a contratos destinados a la construcción de infraestructura, autopistas, carreteras, puertos, aeropuertos y proyectos de generación.

Las asociaciones público- privadas constituyen un instrumento importante para movilizar recursos y crear nueva inversión. En la región latinoamericana como en Guatemala, la figura aplica en diversos sectores como transporte, energía, telecomunicaciones, construcción y operación de carreteras, puertos, puentes, aeropuertos, entre otros. [1]

A nivel latinoamericano existen esfuerzos como los planteados en países como Brasil, Costa Rica, México y Perú, donde los planes de inversión en infraestructura son cada vez más estratégicos. Sin embargo, a pesar de la importancia del tema en los planes nacionales, los montos de inversión aún son bajos comparados con la necesidad que los países de la región tienen, situación similar  que ocurre en Guatemala.

Los servicios en redes de infraestructura energética, de transporte, telecomunicaciones, agua potable y saneamiento constituyen un elemento articulador de la estructura económica de los territorios y mercados[2]. Aunado a ello, los desafíos que plantea el cambio climático hacen que la necesidad de mayor inversión en infraestructura, crezca día con día.

Las APP son herramientas vitales para dinamizar la economía del sector. Lastimosamente, aún no existen proyectos desarrollados bajo esta figura desde que entró en vigor esta ley, sin embargo, existen varios proyectos que se encuentran en fases de licitación o estudios, es importante optimizar esta figura con el fin de incrementar la inversión en infraestructura y servicios.

  Celeridad en trámites de construcción

Las demoras en los trámites para el otorgamiento de licencias de construcción, ha sido uno de los principales problemas que el sector construcción se ha enfrentado, al momento de iniciar algún tipo de proyecto. Esta es una situación alarmante ya que el manejo de los permisos de construcción, es uno de los indicadores que inciden de forma directa en la facilidad de hacer negocios en una nación.

Prueba de esto, es el descenso en el Ranking del Doing Business 2018 de Guatemala, en el indicador de manejo de los permisos de construcción, en donde, retrocedimos 27 posiciones, cayendo de la posición 89 en la edición 2017 a la 116 en el 2018.

Por ello, es necesario impulsar en el país una revisión y modificación integral de las regulaciones necesarias para la obtención de un permiso de construcción, esto con la finalidad de hacer más eficiente y transparente el proceso.

Impulso de la Vivienda Social

La vivienda de interés social será la que más oportunidades ofrecerá en el país en los próximos años. Existen elementos suficientes que validan esta afirmación, esto en virtud que es un nicho de mercado que aún no ha sido atendido y que crece de forma constante anualmente. Esto sin duda, representa una gran oportunidad para el sector.

Existen iniciativas importantes a nivel regional, especialmente en México, en donde existen empresas que se dedican específicamente a la vivienda popular. En Guatemala más de 1,5 millones de familias carecen de una vivienda adecuada. Por ello, otra de las áreas de oportunidad en que el sector construcción, debe trabajar es desarrollar y estructurar proyectos que cambien la forma tradicional. En la actualidad, el modelo de desarrollo de vivienda en el país ha sido basado en atender a las familias con ingresos nivel socio económico A, B y C+.

Es necesario profundizar en esquemas adicionales al tradicional canal bancario. Formas nuevas como leasing habitacional, ahorro programado, fondos de inversión y de ahorro, entre otros deben florecer para complementar el trabajo actual que realiza la banca nacional. Otro de los aspectos que pudieran coadyuvar al impulso de la vivienda social en el país, sería por ejemplo, la aprobación de la Ley de Interés Preferencial.

Finalmente, se concluye afirmando que las medidas de reactivación económica del sector construcción, pasan principalmente por las reformas a marcos regulatorios que han quedado obsoletos e incapaces de atender a las necesidades actuales. En adición, es importante que se brinde un clima de certeza jurídica que proteja al inversor y un clima de estabilidad política en donde tanto sector público como privado, trabajen de la mano para dar las propuestas de políticas públicas que el país necesita y en donde la transparencia sea un eje transversal en toda acción.

[1] CEPAL (2015). Estudio Económico de América Latina y el Caribe. Recuperado de la World Wide Web, el día 29 de enero de 2018, disponible en: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/38713/S1500733_es.pdf

[2] CEPAL (2014). La brecha de infraestructura económica y las inversiones en América Latina. Recuperado de la World Wide Web, el día 29 de enero de 2018, disponible en: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37286/Bolet%C3%ADn%20FAL%20332_es.pdf

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0