Importancia de las Alianzas Público- Privadas para las Smart Cities

Importancia de las Alianzas Público- Privadas para las Smart Cities

¿Cómo reactivar la economía del sector construcción?
¿Qué esperar en inversión en infraestructura?
Tres compañías pujan por la autopista Escuintla – Puerto Quetzal

Las Smart Cities son las ciudades del mañana, que deben ser diseñadas y construidas hoy. A nivel internacional, existen diversos casos de éxito en donde la figura de Alianzas Público – Privadas, han sido claves para la innovación en infraestructura y servicios urbanos.

Lic. Aubrey Arsenio Guillén

Una Smart City es una ciudad innovadora que utiliza Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y otros medios para optimizar la toma de decisiones de la cosa pública, mejorar los servicios urbanos y su competitividad. El desarrollo de este tipo de ciudades es atractivo, para ciudadanos, mpresarios y trabajadores, ya que dota a las personas de lugares seguros, alta calidad de servicios urbanos,  fuentes de empleo y por ende existe menos porcentaje de la población inmersa en la pobreza.

Sin embargo, para llegar a una Ciudad Inteligente, los estados se enfrentan al reto de siempre, ¿Cómo financiar este tipo de proyectos? Pregunta que ha sido resuelta por muchos países a través de la figura de Asociaciones Público- Privadas (APP).

El sector privado financia millones de dólares en inversión, a través de escuelas, hospitales, carreteras, viviendas, medios de transporte, entre otros proyectos (en el caso de Guatemala las APP no aplican para infraestructura en educación, salud y agua). A nivel centroamericano, Panamá y Honduras son los países que más están trabajando para desarrollar las primeras Smart Cities, de nuestra región y en ambos países se está utilizando figuras de asociaciones público – privadas, para la atracción de inversión.

En Honduras, San Pedro Sula es la ciudad que pretende a largo plazo convertirse en una Smart City, para este año espera contar con 250 puntos de internet gratis, hoy en día cuenta con 50. A su vez, se espera contar con sistemas de monitoreo, gestión, almacenamiento de datos y otras herramientas tecnológicas, para mejorar los servicios urbanos.

En el caso de la ciudad de Panamá los preparativos para convertirse en una Smart City, van más avanzados. Y se busca financiar este tipo de esfuerzos a través de la figura de APP.

Para el desarrollo de APP, es de suma la articulación de esfuerzos entre el sector público, sector privado y la sociedad civil. En virtud que, es a través de la gobernanza local, que se logrará identificar las acciones quese deben llevar a cabo para mejorar
la vida de la población, siendo este uno de los objetos de las Smart Cities.

“Según Naciones Unidas en 2020 entre 70% y 80% de latinoamericanos vivirán en áreas urbanas.”

 

Nuestro país tiene una ventana de oportunidad importante para el desarrollo de este tipo de ciudades. En la actualidad, existen interesantes proyectos que se están desarrollando bajo la figura de las APP, en nuestro país, que buscan mejorar
la movilidad urbana como lo es el caso del Tren de Cercanías o la Circunvalación
Eje Norte- Oriente.

El Decreto Número 16-2010, Ley de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica, regula todo lo pertinente a este tipo de proyectos y en su artículo cuarto
establece que uno de los principios que deben regir este tipo de proyectos, es la rentabilidad social, ya que el desarrollo de infraestructura económica, debe responder a la materialización del bien común.

En ese sentido, es importante mencionar que las ciudades inteligentes, colocan a las personas en el centro del desarrollo, incorpora Tecnologías de la Información
y Comunicación en la gestión urbana y promueve el desarrollo integral.1

“El propósito final de una Smart City (ciudad inteligente) es alcanzar una gestión eficiente en todas las áreas de la ciudad como el urbanismo, infraestructuras, transporte, servicios educación, sanidad, seguridad pública, energía, satisfaciendo a las necesidades de la urbe y de sus ciudadanos”, Banco Interamericano de Desarrollo.

Nuevas fuentes de trabajo

Para el desarrollo de Ciudades Inteligentes, es de vital importancia que exista un trabajo coordinado entre los municipios y se incorporen herramientas de gestión básicas de tecnologías de información y comunicación, la inversión en recurso humano, así como la preparación de nuevos profesionales.

Un artículo publicado por la revista Estrategia y Negocios titulado, “Las Smart Cities necesitan estos nuevos profesionales” menciona que “las profesiones tradicionales viven una renovación absoluta y el mercado demandará especialistas que comprendan este nuevo urbanismo, serán necesarios desde ingenieros hasta abogados, pasando por arquitectos o financieros.2

En esta nueva corriente de urbanismo, es necesario que los profesionales tengan una formación multidisciplinaria, personas que tengan capacidad de interactuar e influir con gran variedad de personas, que tengan conocimientos de normativas y que a su vez, sean conocedores de TIC.

Sin embargo, para obtener todos los beneficios que una Ciudad Inteligente ofrece, es importante iniciar con la discusión sobre las fuentes de financiamiento y para ello, el sector privado es uno de los grandes aliados que tienen los gobiernos nacionales y municipales.

Las APP deben ser estructuradas de tal manera que sean atractivas para el ciudadano como para el inversionista, para ello, es necesario un riguroso proceso de preparación y ejecución de proyectos, un marco jurídico sólido y planes concretos de desarrollo.

Conscientes de esta necesidad surge la Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) del BID, que busca apoyar a aquellas ciudades con poblaciones entre 100 mil y 2 millones de habitantes que cuente con un crecimiento económico y poblacional por encima del promedio de los países de su región, esta iniciativa propone la siguiente metodología para el desarrollo de ciudades, en cinco fases:

  •  Análisis y diagnóstico
  • Priorización
  • Plan de Acción
  • Pre inversión
  • Monitoreo

La tecnología e innovación son aliados importantes para promover la sostenibilidad de las ciudades. Por ello, es necesario transitar de modelos de gestión tradicional de ciudades a modelos inteligentes que promuevan la sostenibilidad de los centros urbanos a corto y mediano plazo, para lograr este importante reto, las alianzas público privadas son claves como mecanismos de financiamiento.

Referncias:
1 BID (2017), LA RUTA HACIA LAS SMART CITIES: MIGRANDO DE UNA GESTIÓN TRADICIONAL A LA CIUDAD INTELIGENTE,
RECUPERADO DE LA WORLD WIDE WEB, EL 10 DE ABRIL DE 2018, DISPONIBLE EN: HTTPS://PUBLICATIONS.IADB.
ORG/BITSTREAM/HANDLE/11319/7743/LA-RUTA-HACIA-LAS-SMART-CITIES-MIGRANDO-DE-UNA-GESTION-TRADICIONAL-
A-LA-CIUDAD-INTELIGENTE.PDF?SEQUENCE=10&ISALLOWED=

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0