Nuevo modelo de infraestructura propuesto por Fundesa

Nuevo modelo de infraestructura propuesto por Fundesa

Movilidad Urbana en el área metropolitana
El turismo clama por mejor infraestructura
Tres compañías pujan por la autopista Escuintla – Puerto Quetzal

El CIV pasaría a ser una cartera encargada del diseño de políticas públicas de largo plazo, y la Superintendencia de Infraestructura, se convertiría en la entidad responsable de la planificación y licitación de los proyectos.

REDACCIÓN
REVISTA CONSTRUCCIÓN

A partir del Encuentro Nacional de Empresarios (Enade 2017), el sector privado, liderado por la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), promueve la reformulación de proyectos de infraestructura vial del país.

De un modelo de licitación anual, engorroso y poco transparente, que por décadas ha dirigido el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), Fundesa propone uno más transparente, ágil y efectivo, que estaría bajo la sombría de una Superintendencia de Infraestructura. Esta sería una entidad autónoma y descentralizada, responsable de planificar, licitar y contratar los proyectos estructurados con una visión de largo plazo.

Como parte del organigrama de la Superintendencia, se crearían Intendencias encargadas de la supervisión y del pago a los desarrolladores de cada proyecto. El CIV seguiría manteniendo la rectoría de la infraestructura pero sus funciones estarían más centralizadas en el diseño de políticas públicas en esta área.

Pero, ¿cuál sería la real diferencia con lo que hoy se hace? Carlos Colom, consultor la Fundación, dice que los proyectos que se liciten tienen que ser parte del Plan Nacional de Infraestructura Vial y priorizados de acuerdo a criterios técnicos y sociales. También explica que todos los proyectos, por obligación, se deben licitar en forma abierta y competitiva.

En ese sentido, afirma que “ya no se licitaría la construcción de los proyectos sino la gestión del activo en el largo plazo (desarrollo, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento). Se cambiaría a un modelo de contratación multianual, pagando al gestor del activo por mantener las condiciones de calidad en la infraestructura adjudicada.

RAPIDEZ Y TRANSPARENCIA

De acuerdo con las proyecciones, con esta nueva normativa, se pasaría de un promedio anual de 200 kilómetros construidos con asfalto (últimos 32 años) a un ritmo de dos mil kilómetros por año.

Con el esquema vigente, según Colom, el país se demoraría hasta 200 años en construir cerca de 50 mil kilómetros y pasar de uno a tres metros de carretera por habitante.

Anillo Regional

Según Colom, la transparencia sería uno de los pilares de la ley. “Es uno de los temas principales del proyecto: desde la formación de una nueva Superintendencia, hasta la forma en que se remuneran los proyectos”. Se aprobaría cada proyecto sólo si se operan con estándares de calidad de primer nivel, debidamente supervisados por terceros, agrega el consultor de la Fundesa. También, el esquema de Alianzas Público Privadas (APP) sería uno de los mecanismos que se aplicaría al momento del otorgamiento de proyectos.

Por ahora, la Fundesa está en los últimos detalles de la iniciativa de ley, la cual ería promovida por medio de una de las comisiones de trabajo del Congreso de la República antes de finalizar el primer semestre del presente año.

Otros puntos que se agregarían al proyecto de ley se relacionan con procesos de consultas comunitarias y, de esa manera, establecer los procedimientos para resolver cualquier diferencia con las poblaciones por donde pasen las carreteras. Así, el sector privado espera que el pleno del Congreso tenga un escenario más expedito al momento de discutir la normativa.

 

FMI: Un incremento en un 1% del PIB en infraestructura disminuiría la pobreza extrema del 23% al 18%.

 

PEAJES Y MÁS

Fundesa hace un diagnóstico de cuáles son los proyectos más urgentes, algunos de los cuales se operarían mediante el cobro de peajes. Sin embargo, son los menos, y la mayor parte se consideran socialmente rentables. En consecuencia, según Colom, se pagarían por disponibilidad de obra. En algunos de estos también se buscaría la participación social en la estructuración del financiamiento y se buscaría que por lo menos el 15 por ciento del capital sea por medio de un proceso democrático, ya sea vía la Bolsa de Valores Nacional u otro esquema.

 

Lic. Javier Ruiz, presidente de CGC

CGC: POR BUEN CAMINO
El presidente de Cámara Guatemalteca de la Construcción, Javier Ruiz, ha comentado que este proyecto va por buen camino pero cree que se necesita más discusión en detalles, como la creación de la Superintendencia.

Ruiz señala que se tienen propuestas para elevar la inversión pública en el sector construcción mediante el esquema de Alianzas Público Privadas y otros de las Municipalidades.

El presidente de la CGC recuerda que, el Estado no ha invertido en infraestructura durante los últimos dos años y reconoce que la falta de certeza jurídica y la oposición a los proyectos de las APP, detienen la participación de las empresas en licitaciones convocadas.

Durante la presentación del Boletín Economía de la Construcción, el gerente general del Banco Industrial, Luis Lara, consideró que el sector construcción debería de ser un motor del crecimiento económico del país, como lo ha sido el sector eléctrico y la telefonía.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0