¿Qué es Huella Ecológica  y cómo podemos reducirla?

¿Qué es Huella Ecológica y cómo podemos reducirla?

Edificios inteligentes y sostenibilidad
Energía generada por agua es cada vez mayor
De la sostenibilidad a la competitividad

La Huella Ecológica es un indicador de sostenibilidad en el que se relacionan las demandas de una determinada comunidad (país)  o ciudad con la capacidad productiva y ecológica del territorio que ocupa o administra.

Karla Fabiola Díaz Ibarra*

 

El medio ambiente provee el entorno vital para la vida humana, pues el mismo contiene los elementos y materiales necesarios para satisfacer nuestros requerimientos de alimentación, vestido, vivienda, energía y demás productos de la población actual, sin embargo, se debe considerar garantizar el bienestar de las generaciones futuras y la provisión de estos requerimientos. Bajo esta premisa es innegable establecer, que las actividades humanas han causado y seguirán causando impactos al medio ambiente, por lo que la conservación y protección del mismo es fundamental para nuestra supervivencia.

Dentro de las medidas para cumplir con el objetivo de conservar el medio ambiente está la denominada “huella ecológica”, la cual tiene como objetivo la medición de la cantidad de tierra y agua que requiere una población para poder reducir el consumo del recurso que utiliza. Con el paso de los años,  países alrededor del mundo se han percatado que ha llegado  el  momento en la historia, en el que se debe orientar sus actividades tomando en consideración las consecuencias que puedan tener para el medio ambiente.  Por ello, se han llevado a cabo diferentes regulaciones, tratados, convenios, leyes, políticas y distintas normativa creada en función de esta situación. Actualmente en Guatemala ya se cuenta con la Política Nacional de cambio climático y la Ley Marco para la regular la reducción de la vulnerabilidad, la adaptación obligatoria ante los efectos del cambio climático y la mitigación de Gases de Efecto Invernadero, enmarcando las acciones que los distintos sectores del país para reducir su impacto al medio ambiente.

Para  medir los impactos causados por el hombre en sus distintas actividades, se cuenta con herramientas (indicadores ambientales) para hacer estas mediciones, como lo son la Huella Ecológica, Huella Hídrica y Huella de Carbono. La Huella Ecológica es un indicador de sostenibilidad en el que se relacionan las demandas de una determinada comunidad (país)  o ciudad con la capacidad productiva y ecológica del territorio que ocupa o administra, por otro lado la Huella Hídrica es también un indicador el cual permite cuantificar el volumen del agua utilizada para la producción de un bien o servicio, considerando el volúmen de agua consumido y contaminado en el proceso. Por otro lado está la Huella de carbono la cual es la medición de la totalidad de gases de efecto invernadero emitido de manera directo o indirecta por un individuo, organización o producto.

El desarrollo de la construcción sostenible conlleva dos fases, construcción y operación, ambas directamente vinculadas con el diseño, vinculadas y correspondiente una con otra. En la primera se debe considerar el uso de materiales sustentables, proveedores ambientalmente responsables y la correcta gestión de los impactos ambientales generados. La segunda, la operación,se traduce como prolongación permanente de la primera, y  algunas medidas que se pueden tomar durante ella son: el uso eficiente y racional de energía eléctrica,  la conservación, ahorro y reutilización de agua, el manejo adecuado de desechos y aprovechamiento de insumos como luz y ventilación natural.

Para garantizar la sostenibilidad en el desarrollo de la construcción (en sus dos fases) se puede realizar la medición de huella ecológica, la cual incluye huella de carbono y huella hídrica, que dan una pauta para el diseño de estrategias amigables con el medio ambiente.

Para realizar la medición de la huella ecológica es necesario se realicen cálculos de los impactos ambientales provocados. La metodología de cálculo se basa en la estimación de la superficie productiva necesaria para satisfacer los consumos asociados a la alimentación, a los productos forestales, al consumo energético y a la ocupación directa del suelo. Para lograr lo anterior se realizan dos pasos,  el primero es la contabilización de del consumo de las diferentes categorías en unidades físicas,  y el segundo es transformar los consumos en superficie biológica productiva, a través de índices de productividad. Por ejemplo la medición de huella ecológica de una ciudad permite visualizar el nivel de desarrollo de la misma y de su población partiendo del impacto en los ecosistemas y la sostenibilidad que alcanza, esto permite comparar el impacto sobre el planeta, colaborando con la planeación de una economía sostenible.

 

*Karla Fabiola Díaz Ibarra graduada de la Universidad Rafael Landívar como Ingeniera Ambiental,  estudios de Maestría en Sostenibilidad, Medio Ambiente y Energía Renovable IRE de la Universidad Galileo.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0