¿Cuánto de las remesas va a la construcción?

¿Cuánto de las remesas va a la construcción?

Miles de casas construidas con Hierromáx
Soluciones 2G: innovación para la construcción
Una mujer constructora de realidades

Estudios de la OIM y de ASIES revelan que gran parte de las remesas familiares que las familias guatemaltecas reciben, se destina al sector de la construcción.

HERNÁN GUERRA
REVISTA CONSTRUCCIÓN


En 2017 el ingreso de remesas familiares de guatemaltecos residentes en el exterior, mayoritariamente en Estados Unidos (97 por ciento), alcanzó un nuevo récord, al cerrar en US$8 mil 192.2 millones, un 14 por ciento más que en 2016. Y para este año, el Banco de Guatemala (Banguat) prevé otro incremento de por lo menos un 12 por ciento.

Este volumen de divisas ya representa hasta un 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), convirtiéndose en el principal sostén de miles de familias de todo el país.

Además, las remesas superan con creces a los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED). Pero ¿qué se hace ese dinero? ¿Cuáles son los principales usos que los guatemaltecos le dan? ¿Cuánto se invierte en construcciones de viviendas?

MOTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

Una encuesta realizada en 2016 por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), organismo de Naciones Unidas, infiere que al menos, un 37.9 por ciento se destina a construcciones o ampliaciones de vivienda; 32.2 por ciento a la compra de bienes inmuebles y, la mayor parte (35 por ciento), al consumo.

Según la encuesta de la OIM, las familias receptoras de remesas utilizan estos recursos, en las comunidades de origen, de distintas formas:

  • El 49.8 por ciento son usados para la inversión y ahorro: El 37.9 por ciento se destina para construcción de vivienda; 32.2 por ciento para la compra de inmuebles; 24.2 por ciento para reparación de la casa; el 5.5 por ciento para ahorro y 0.1 por ciento es invertido en seguros.
  • El 35 por ciento del volumen de remesas son utilizadas para consumo, es decir se reservan para satisfacer las necesidades básicas del hogar: Vestuario, calzado, transporte, mobiliario y equipo para el hogar, etcétera. El 25 por ciento es destinado para alimentos.
  • El 7.2 es para financiar el consumo intermedio. Es decir que se emplean en actividades económicas que generan valor agregado e ingresos a los hogares como la compra de mercadería para un negocio y gastos de alquiler. Incluye los pagos de deuda del viaje del remitente.
  • El ocho por ciento es para la inversión social (salud y educación): 4.6 por ciento para la salud y 3.4 por ciento para estudios.

Los resultados de un segundo análisis de 2017, a cargo de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), “Migración, y remesas, incidencia en las condiciones de vida en cuatro departamentos: San Marcos, Huehuetenango, Quetzaltenango y Zacapa” coincide con la información de la OIM. Y precisa que “los hogares guatemaltecos que reciben remesas invierten más en mejorar la estructura de su vivienda y en servicios sanitarios y de agua, energía eléctrica, teléfono fijo e internet”, precisan Ana Sofía Domínguez y Eduardo Olmedo, investigadores de ASIES, a cargo de este análisis.

Según Andrés Navas, investigador del Departamento de Investigación y Consultoría Económica de ASIES, es necesario que el país brinde oportunidades para los jóvenes, ya que la falta de empleos o salarios mínimos que no permitan satisfacer las necesidades básicas, son algunos de los detonantes para migrar.

POBLACIONES MÁS BENEFICIADAS
En las áreas urbanas, los tres departamentos con más población beneficiaria de remesas son Sacatepéquez (72.2 por ciento), Guatemala (70.3 por ciento) y Retalhuleu (66.2 por ciento). En tanto, para la zona rural, los departamentos que tienen mayores registros son Totonicapán (71.7 por ciento), Chiquimula (71.7 por ciento) y Quiché (68.5 por ciento)

 

FICHA DE LA MUESTRA
La encuesta de OIM incluyó a tres mil 224 hogares, de los 22 departamentos y 171 municipios. Implica que se cubrió un 50 por ciento de todos los municipios del país. El margen de error estimado es del cinco por ciento.

Del total de hogares entrevistados, 16 por ciento dijo haber hecho arreglos a sus residencias con las remesas, en los últimos 12 meses. En el área urbana, se priorizaron los depósitos de agua y servicios sanitarios. En cambio, que en las zonas rurales se cambiaron los pisos, los techos y se realizaron ampliaciones a las viviendas.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0