Construir Estado: la clave para la competitividad

Construir Estado: la clave para la competitividad

Nuevos mecanismos para mejorar y ampliar la infraestructura vial del país
Una Agenda de Fortalecimiento Institucional
Institucionalidad, puente para retomar el rumbo económico

Es importante que la ciudadanía y los encargados de hacer política se tomen la tarea de construir un Estado de Derecho, con el objeto de generar las condiciones adecuadas para la inversión y crecimiento económico sostenible y por ende ser más competitivos.

María Isabel Carrascosa

micarrascosa@consultorescc.com

La reactivación de la economía en el país depende, principalmente, de la estabilidad política del Estado. Para que Guatemala pueda salir adelante es necesario que salga de la constante crisis política en la que vive. La temporalidad es lo caracteriza a la crisis, la crisis no es constante, y si una situación es siempre así entonces no debe llamarse crisis sino es el estado normal de las cosas.. Y, en ese sentido, el reto para los guatemaltecos es demostrar que este periodo ha sido transicional.

Estamos en un momento crucial ya que si logramos salir de esta crisis política podremos consolidar un Estado de Derecho, que  brinde a todos los ciudadanos la certeza sobre sus derechos básicos, como lo son la vida, la libertad y la propiedad. Necesitamos encontrar los mecanismos de diálogo que nos permitan disminuir la conflictividad social. Y también tenemos priorizar en términos de salud y descubrir las formas más eficientes e innovadoras para educar a la mayor parte de la población guatemalteca, que hoy son jóvenes y niños que deben contar con herramientas de siglo XXI. Para poder consolidar el Estado de Derecho en Guatemala tenemos que entender que la institucionalidad pública no es secundaria, sino prioritaria.

La institucionalidad pública empieza por los partidos políticos, es importante que repensemos la forma en que funcionan los partidos políticos  y la representatividad que tiene la población en el Congreso de la República. Así también, es necesario que reflexionemos sobre el papel que deben jugar los jueces en un estado de derecho y la forma en que funcionan actualmente en el país. Las reformas al sector político y al poder judicial son un imperativo que deben ser acompañadas por una renovación de la ley del servicio civil.

“De la reforma a la institucionalidad pública depende el éxito de otras leyes de índole económico que seguramente atraer más inversión, pero está claro que no podemos pretender una agenda de revitalización económica sin que cambiemos el sistema que nos mantiene en constante inestabilidad.”

En ese sentido, es complicado imaginar una ley en materia económica en la cual no haya inherencia del sistema político actual. Por ejemplo, la Ley de Infraestructura Vial es un proyecto con muy buenas intenciones, cuyo modelo seguramente ha sido exitoso en otros países,  en donde el que Estado es parte; la interrogante acá sería qué pasa con  en lugares donde el Estado es débil y no procura la seguridad y la certeza jurídica no hay posibilidad de que la intención de la ley, que es procurar más y mejores carreteras, sea viable. Y eso pasaría con casi cualquier otro proyecto de ley en materia económica, porque para que una ley sea exitosa es necesario que exista institucionalidad pública capaz de recibirla. De lo contrario, se estará condenando a una serie de buenas ideas al fracaso.

La estabilidad política es necesaria para generar bienestar a los ciudadanos. Es el momento de poner las prioridades en orden y canalizar nuestros esfuerzos para lograr consolidar el Estado de Derecho en Guatemala y procurar de esta manera un territorio ávido de inversión y desarrollo.  Construir Estado de Derecho es construir la posibilidad de salir de esta eterna crisis y enfocarnos en el crecimiento económico.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0