Innovación social, una vía para el desarrollo. Caso “acceso al agua”

Innovación social, una vía para el desarrollo. Caso “acceso al agua”

Drenaje sifónico para grandes áreas de techo
¿Cómo innovar en la construcción?
Edificios inteligentes y sostenibilidad

Durante los últimos años en Latinoamérica un sinnúmero de industrias han visto el impacto de la innovación social. En esencia las iniciativas agregan valor abordando problemas sociales de manera incluyente y creativa.

Ing. Juan Luis Cortes

MEXIMCHEM

Según el Consejo Global sobre Innovación Social del World Economic Forum, innovación social es la aplicación de enfoques novedosos, prácticos, sostenibles y de mercado que logran cambios sociales o medioambientales positivos con énfasis en las poblaciones más necesitadas.

Durante los últimos años en Latinoamérica un sinnúmero de industrias han visto el impacto de la innovación social. En esencia las iniciativas agregan valor abordando problemas sociales de manera incluyente y creativa. Los proyectos que se han gestado van desde desarrollos de softwares como “Sueñaletras” (Chile) y “Videolibros” (Argentina), los cuales permiten leer y escribir a niños y adultos sordos, hasta soluciones para servir a comunidades vulnerables con servicios públicos de agua y energía, como el proyecto “Cosecha de lluvia” desarrollado en alianza por CARE y MEXICHEM.

El proyecto “Cosecha de agua lluvia” se enfocó en desarrollar la tecnología, la cadena de suministro y las competencias comunitarias para instalar y operar sistemas unifamiliares o comunitarios para abastecer de agua de buena calidad, en las dotaciones adecuadas a comunidades del corredor seco de Centro América, para las cuales, por sus características, no es posible abastecer a través los sistemas tradicionales de suministro de agua.

El cambio climático, en especial en los últimos años, desnudó la “conocida” vulnerabilidad de la región de Centro América ante los cambios en los patrones de precipitación habituales.

El acceso al agua contribuye a la salud y bienestar de la población.

En el corredor seco, que se extiende desde Guatemala hasta Costa Rica, y en el Arco Seco en Panamá, se experimentan perdidas de cultivos, con el consecuente incremento en los niveles de desnutrición en la población.  Se reducen los caudales y se incrementa la contaminación de las fuentes de agua, incrementando las enfermedades gastrointestinales, lo que, sumado a una baja o inexistente infraestructura para abastecer de agua segura, ha generado en estas áreas un deterioro alarmante de la calidad de vida de sus pobladores.

Los niveles de precipitación en estas áreas de Centro América son comparativamente altos, sin embargo, la distribución anual es cada vez más errática, alargando los períodos de sequía y concentrando en lluvias torrenciales los eventos de lluvia. Esta variabilidad se ha presentado con mayor intensidad en la vertiente del pacifico, donde habitan dos tercios de la población Centroamericana y cuentan solamente con un 30% de disponibilidad de agua.

El sistema de cosecha de lluvia desarrollado a través de la alianza CARE- MEXICHEM, a la que se han sumado en proyectos puntuales otras instituciones como, GWP Centroamérica y la Universidad Zamorano, ha tenido un impacto positivo en la nutrición de las familias cuando ha sido aplicada como sistema de micro riego complementario para huertos familiares, además de una mejora en la higiene, y por ende salud, en las aplicaciones para uso doméstico.

Su aplicación en sistemas comunitarios ha permitido la reapertura de centros escolares, que se veían obligados a cerrar sus puertas cuando las condiciones de salubridad, se convertían en condición de riesgo para la salud de los alumnos.

El sistema consiste en la recolección de agua lluvia, a través de canales de PVC, filtración, almacenamiento en bolsas de Geomembrana, bombeo sin uso de energía, tanque elevado, filtro ecológico y en aplicaciones para uso en huerto familiar, un kit de riego por goteo.

 

El desarrollo de competencias en los miembros de la comunidad para la operación y mantenimiento del sistema es fundamental, por esta razón, los procesos de formación de fontaneros, hombres y mujeres, es elemento crítico para sacar el máximo provecho de la infraestructura.

El alcance de este desarrollo ha permitido instalar infraestructura para suministrar más de 50 millones de litros de agua anual a los pobladores del corredor seco, con impactos relevantes en la nutrición, salud y calidad de vida en general de los usuarios.

Si quiere conocer más sobre este caso puede visitar el blog http://cosechandolluvia.com/

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0