Cuando BIM llega al proyecto

Cuando BIM llega al proyecto

El Cobre en la construcción de fachadas y cubiertas arquitectónicas

Hoy en día se habla mucho sobre BIM (Building Information Modeling) y cómo este nuevo paradigma está cambiando la construcción; pero nos hemos preguntado realmente cuándo, cómo y para quién llega. La realidad es que son muchas experiencias diferentes y resultados del uso de BIM tanto en diseño como en construcción.

Arq. Johny Mora*

jmora@blueaecstudio.com

Cada día, esta metodología se hace más presente ya sea a través de modelos o maquetas para la coordinación de un proyecto, inclusive en flujos de trabajo completo. Por ello, es importante que, antes de llevar BIM a nuestros estudios o empresas, identifiquemos cuáles son los usos para los diferentes actores en la industria.

La razón, BIM viene a dar el salto de lo que conocemos como procesos CAD –(Computer Aided Design)– que han servido durante muchos años como una herramienta fundamental de diseño y representación visual que requiere un proyecto, pero ha estado limitada al proceso de dibujo en dos dimensiones. En cambio, BIM se aplica como una metodología de trabajo para la representación digital del proceso de construcción con el fin de coordinar este durante las diferentes etapas de un proyecto.

BIM PARA EL DESARROLLADOR

El promotor o desarrollador de proyectos, tanto públicos como privados, tiene como necesidad desarrollar una obra para una finalidad específica y con un presupuesto determinado. Tradicionalmente los resultados finales, sobretodo en costos, siempre terminan influenciados por alzas en imprevistos o malas coordinaciones durante el diseño, así también por la ruptura de la comunicación durante construcción entre diseñadores y contratistas.

Al aplicar la metodología BIM al ciclo de vida del proyecto, el desarrollador es el eje de este siendo, a su vez, el mayor beneficiado, ya que tendrá siempre de primera mano y de su equipo de trabajo las consideraciones necesarias que permiten impactar al proyecto a nivel de programación o económico, logrando así tomar decisiones en conjunto y en cualquier fase, minimizando los riesgos con el uso de la construcción virtual lo que dará mayor fiabilidad y optimizará el proceso de diseño y construcción logrando sustanciales reducciones durante estas fases y ahorros de más un 15% en la ejecución del proyecto.

BIM EN DISEÑO

Los diseñadores de cualquier disciplina que incorporen BIM como metodología de trabajo a la hora de ejecutar un proyecto, más allá del uso de un software, serán capaces de crear modelos tridimensionales que sirvan para visualizar y coordinar todos los aspectos del diseño sin descuidar la interacción con los otros profesionales. Esto se traduce en un aumento de productividad al acrecentar la coordinación y reducir la posibilidad de cometer errores -o tener desajustes entre los diseñadores-, debido a que en este proceso se obtiene no sólo información gráfica tridimensional, sino también, datos técnicos y bases de datos que juntos se pueden considerar como esa pre-construcción virtual, de cara a los entregables tradicionales que se tienen en las etapas de anteproyecto, desarrollo del diseño y documentación constructiva, considerados como resultados de un proceso BIM en diseño.

BIM EN ANÁLISIS Y PRESUPUESTO

A través de la integración de modelos en el proceso de análisis financiero de un proyecto es posible obtener cuantificaciones y presupuestos de forma totalmente automática. Las ventajas en este caso son significativas, ya que en una metodología BIM el presupuesto que se obtiene es dinámico, es decir, este está enlazado a un modelo y cada cambio que sufra el proyecto por una ingeniería de valor o rediseño de forma automática dará las variaciones en tiempo real al analista. Esto evitará que se cometan errores por omisión -ya que siempre estarán trabajando con data actualizada-teniendo así un control de las unidades de obra con comprobaciones de elementos constructivos para evitar duplicidades, desfases y sobrecostes innecesarios del presupuesto, especialmente en edificaciones complejas o de cierta envergadura, donde el control tiene que ser más preciso y donde se busca la mayor eficiencia a la hora de calcular o tener un costeo final bajo un presupuesto determinado.

BIM EN CONSTRUCCIÓN E INSPECCIÓN

A través de una transición entre la etapa de diseño y la continuidad del proceso BIM en la fase construcción, se logrará que el constructor o contratista general, así como sus equipos de subcontratistas y proveedores, tengan la posibilidad de tener mayor y mejor información de forma práctica durante la construcción, donde los cambios de diseño por ingenierías de valor en el proyecto se puedan visualizar e integrar para así analizar los posibles problemas por reingenierías entre sistemas y permitan a este solucionarlas previo a montajes o ejecuciones, reduciendo considerablemente el impacto económico que tienen estos en obra, minimizando extras por la implementación de soluciones no analizadas a previo.

Con el modelo BIM en campo, el contratista logra validar no sólo la información técnica que genera la documentación constructiva, sino que, además, el modelo le aportará datos como mediciones del proyecto, información que no este asociado directamente a un plano constructivo o valores de los elementos y su montaje constructivo, lo que permitirá atacar la logística y planificación utilizando el modelo como un simulador del proceso constructivo y coordinación de obra.

El uso del modelo en campo apoyado con herramientas tecnológicas en el proceso de inspección, hoy en día permite  la posibilidad a los inspectores y maestros de obra  tener más información que la brindada en los tradicionales planos constructivos, permitiendo una interacción total entre el proceso de diseño, ingeniería de valor y la planificación de campo. Con BIM en construcción en el caso de grandes proyectos, se puede obtener ahorros de hasta el 20% en el presupuesto de ejecución de materiales, consiguiendo minimizar riesgos económicos directos e indirectos, potenciando la eficiencia y sostenibilidad durante esta fase.

BIM EN OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO

La Operación y Mantenimiento (OM) como concepto global abarca todas las labores de administración de un inmueble. En la vida útil media de un edificio a 50 años, las labores de “operación” abarcarían todos los aspectos relacionados con la administración y mantenimiento desde las decisiones más simples de como cambiar un inodoro que se rompe, hasta las estratégicas relacionados a intervenciones, remodelaciones o ampliaciones en un inmueble.

La suma de todas estas operaciones supone en la vida útil del edificio hasta 4 veces el costo que tuvo en su construcción.

En un modelo BIM preparado para la operación y mantenimiento, cada elemento va a tener asociada la información que servirá al administrador para tomar decisiones, planificar manteamientos y manejar la edificación. Por ejemplo, un parámetro que siempre va a estar dentro de este modelo es el costo de reposición, de esta manera el administrador podrá tomar decisiones sobre el mantenimiento de los activos teniendo en cuenta si es más favorable el arreglo o sustitución de este, generando ahorros en el mantenimiento preventivo y la toma de decisiones a tiempo.

En resumen BIM es para todos y para todo el ciclo de vida de un proyecto donde de forma positiva se logran grandes beneficios en las obras en su ejecución y operación.

COMMENTS

WORDPRESS: 2
  • comment-avatar

    El mantenimiento sería 7D?
    Se habré un gran mercado al prestar servicio de crear un BIM para edificaciones ya existentes.

  • comment-avatar

    Interesante articulo, de esta tendencia BIM

  • DISQUS: 0