Las ciudades en que queremos vivir

Las ciudades en que queremos vivir

Innovación en el desarrollo inmobiliario
¿En qué país de la región es más barato construir?
La ciudad da la bienvenida a MUVIS

Los planes de ordenamiento territorial son instrumentos administrativos que se convierten en una normativa fundamental para el desarrollo urbano del municipio. Un territorio ordenado permite brindar mejores soluciones a temas de vivienda,  infraestructura y servicios públicos para la población.

Ing. Enrique Batres Godoy

Miembro del Comité de Construcción Sostenible

Hoy el tema de la necesidad de vivienda en Guatemala vuelve a estar en  la discusión pública, uno de los principales motivos de esto, es la realización del Encuentro Nacional por el Desarrollo (ENADE) 2018, en donde se abordó  el tema de vivienda. Otro de los aspectos a mencionar es que, año con año el déficit habitacional aumenta, y hoy en día, el mismo está  por arriba de las dos millones de viviendas, lo cual, muestra la urgente necesidad en el país de atender de forma correcta y ordenada este gran déficit habitacional.

Pero solo presentar números de dos millones no es suficiente ni adecuado. El crecimiento poblacional y por ende la necesidad de vivienda se ha incrementado en los últimos años, en buena parte, por el aumento de los centros urbanos como núcleo de la vida del país, esto es, el aumento de la población urbana en contraste con la disminución de la población rural. Lo cual, debe de ir acompañado de un ordenamiento territorial que marque las rutas en que cada municipio del país, en temas claves como servicios, uso de suelo y movilidad. Sin este ordenamiento, tendremos más caos, como el  que el que vemos actualmente.

Y ante este crecimiento, que hoy es más que desordenado, deberían ser las autoridades municipales y estatales quienes tomen la dirección adecuada y logren en los próximos 10 a 20 años un resultado de ordenamiento territorial de acuerdo al crecimiento poblacional del país. Lastimosamente,  vemos que las autoridades actuales autoridades (y las que están por llegar) continúan en esa pasividad o mala gestión que solo nos llevará a más desorden. Y de nuevo es la iniciativa privada quien presenta espacios y alternativas para empezar a solucionar no solo el tema de vivienda sino temas de infraestructura y desarrollo.

Ese ordenamiento territorial (que hoy vemos de forma básica  solamente en dos municipios, Guatemala y Salcajá) permite tener una guía del uso de la tierra, pero sobre todo generar y administrar los servicios esenciales de la población actual y la que se incrementará en los próximos 10 a 20 años. Y aun así, esos dos municipios mencionados todavía carecen de una buena administración de dichos servicios, sobre todo el agua.

Solucionar el problema de la vivienda y los servicios necesarios alrededor de ella,  conlleva a la urgente necesidad de políticas públicas concretas que desarrollen de forma ordenada lo relativo a estas desarrollos. Y tener claro uno de los principales retos para lograr la masificación de la vivienda, es el acceso a financiamiento a todos los segmentos socio económicos. La iniciativa privada por sí sola, no logrará este desarrollo sin la participación ordenada y decisiva del sector público, tanto en de las municipalidades como del ejecutivo. Seguir haciendo lo mismo,  no hará otra cosa que incrementar el déficit y disminuir la calidad de los servicios   que goza la población.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0