Ciudades Inteligentes: combinando la tecnología con la planificación

Ciudades Inteligentes: combinando la tecnología con la planificación

Hacia una Smart Factory
Edificios inteligentes y sostenibilidad
Soluciones 2G: innovación para la construcción

La vida contemporánea es dinámica y expuesta a innovaciones tecnológicas constantes que nos brindan más y mejores oportunidades para crecer como personas y como comunidades. El cambio es la única constante en el futuro próximo y las ciudades que sean más ágiles para adaptarse a nuevos modelos de integración social y de negocio podrán ser más competitivas para atraer talento y generar valor para sus habitantes.

Bernardo Ortiz, Samuel Alatorre y Teo Mezger

IBI Group Latin America

 Las ciudades han experimentado un cambio de enfoque, pasando de la centralización y especialización de funciones hacia un entorno de mayor interconectividad para alcanzar un desarrollo sostenible, resiliente y con mayor participación comunitaria. Los avances en las tecnologías de información y comunicación (TICs) han acelerado esta transformación, empoderando a las personas y a sus comunidades para multiplicar alternativas de solución a los retos comunes de las ciudades.

Los ciudadanos tenemos ahora nuevas expectativas acerca de la calidad del ámbito público que esperamos, la confiabilidad y conveniencia de los servicios públicos que recibimos y los tiempos de respuesta que deseamos de nuestros gobiernos. Así, esquemas de fondeo en línea (crowdsourcing), movilidad compartida (shared mobility) o una mayor integración de actividades y transporte (transit oriented development, TOD) son opciones cuando se consideran oportunidades de desarrollo y regeneración urbana para fomentar la innovación en busca de una mejor calidad de vida. La transformación hacia una Ciudad Inteligente es necesaria para aprovechar las TICs y generar un entorno seguro y saludable con más oportunidades, mejorando así la calidad de vida.

La persona como eje central del desarrollo en Ciudades Inteligentes

 La ciudad del mañana se define por entornos de mayor inclusión en donde los espacios de interacción comunitaria fomentan aportaciones propositivas con mayor colaboración y coordinación para lograr mejores resultados para todos. La experiencia cotidiana de la persona como residente, visitante y usuario de los servicios de la ciudad es lo que define nuestra calidad de vida.

Dada la cantidad de información que tenemos disponible y sobre la cual tomamos decisiones que impactan nuestra salud, seguridad y bienestar general, es indispensable que esa información sea confiable, precisa y oportuna para que nos lleve a mejores decisiones individuales y colectivas.

Así, el concepto de Ciudad Inteligente cobra relevancia. Una Ciudad Inteligente (Smart City) es aquella que puede aumentar la competitividad y calidad de vida de sus habitantes mediante el uso eficiente de sus recursos, apoyando la sostenibilidad económica y ambiental y fomentando la aplicación tecnológica para estimular la innovación. Una Ciudad Inteligente está impulsada por la demanda, enfocada al usuario, se centra en las experiencias cotidianas de sus habitantes, fomenta un entorno proactivo y se adapta a las nuevas tecnologías y modelos de negocio que estimulan el cambio innovador en sus comunidades.

Nuestro Enfoque a Ciudades Inteligentes

La preparación de una plataforma de Ciudad Inteligente requiere una delicada coordinación entre entes públicos, la empresa privada y la sociedad civil. Con un esfuerzo coordinado se puede disminuir el impacto medioambiental y fomentar la competitividad regional, impulsando así el desarrollo sostenible en nuestra región.

 El diseño de las ciudades del futuro parte de escuchar todas las opiniones. IBI Group ofrece comunidades inclusivas y tecnológicamente conectadas que dan prioridad a las personas. De esta forma se crean las ciudades del mañana.

El alcance de la planeación de una ciudad inteligente va más allá de la tecnología y requiere estrategias y acciones con enfoque integral que considere los siguientes rubros:

  • Calidad de Vida – Ciudad con calidad de vida para todos
  • Movilidad y Planeación Urbana – Ciudad con opciones eficientes de movilidad
  • Medio Ambiente – Ciudad consciente de sus recursos
  • Desarrollo Económico – Ciudad competitiva con espíritu innovador
  • Gobernanza – Ciudad con participación ciudadana y gobiernos transparentes
  • Capital Humano – Ciudad con capital social y humano valioso

La naturaleza de estos elementos hace que su planeación y operación trascienda los límites geográficos y su desarrollo exceda el inmediatismo y el corto plazo, por lo que una visión de largo plazo para la ciudad podrá definir las líneas estratégicas que serán alcanzadas a través de proyectos específicos. Este es quizá el principal reto de las ciudades centroamericanas, planificar más allá de los límites geopolíticos y de los periodos políticos.

Las ciudades se tratan del todo y de cada una de sus partes y son mucho más que edificios e infraestructura. Entendiendo a la ciudad como su gente, es importante reconocer que los ciudadanos están cada vez más conectados entre ellos y con sus comunidades. Ahora se debe planear y diseñar incorporando medios para una participación ciudadana constructiva, colaborativa e inclusiva. Las ciudades inteligentes deben ser tecnológicamente avanzadas, pero también deben estimular la regeneración urbana con participación ciudadana, respondiendo a las necesidades de la comunidad.

La tecnología como medio, no como fin

 La tecnología es un medio para alcanzar una mejor calidad de vida en nuestros centros de población. Es importante que las comunidades procuren plataformas que mantengan conectados a los diferentes sectores y grupos de la población, evitando rezagos sociales.

Si adoptamos un enfoque integral para la ciudad del futuro, cada uno de los elementos que la conforman debe prever el componente tecnológico, como un medio para hacer más eficiente la planeación y operación de cada uno de los elementos de la ciudad y así mejorar la atención y el servicio al ciudadano.

Un proyecto fundacional importante para integrar el componente tecnológico en la ciudades es una plataforma modular, escalable y agnóstica respecto a productos comerciales basada en la nube, que permita integrar la información de sensores, información y tecnologías para abordar la creciente urbanización a través de la gobernanza participativa y la toma de decisiones informadas para la planeación y la operación de la ciudad.

Además, una plataforma de Ciudad Inteligente puede fortalecer los procesos colaborativos de decisión mediante la vinculación de información, datos y procesos que permiten un entendimiento más claro de los retos y oportunidades disponibles. Las acciones que generen éxitos y produzcan beneficios en el corto plazo estimulan una inercia positiva hacia el futuro, fomentando además la corresponsabilidad social para seguir construyendo juntos una mejor ciudad.  La aplicación de tecnología respalda el desarrollo institucional para definir directrices claras a largo plazo y fortalecer la gobernanza necesaria para llevarlas a cabo en un entorno de innovación continua.

La creación de comunidades de vanguardia y enfocadas hacia el futuro es posible. La Metodología de Ciudades Inteligentes y la Plataforma Smart City de IBI Group ayuda a ciudades y comunidades a realizar mejores decisiones para mejorar los servicios para y con sus residentes.

Experiencia en la Región y Oportunidades para Guatemala

IBI Group ha estado trabajando con el municipio de San Pedro Sula en Honduras para crear un Plan Maestro de Desarrollo Municipal (PMDM) que facilitará su transformación en una ciudad inteligente y resiliente. El PMDM considera una Plataforma de Ciudad Inteligente que impulsará la competitividad de San Pedro Sula durante los próximos 25 años y que es un componente integrador que entrelaza los planes sectoriales que  conforman el PMDM.

Nuestra metodología de trabajo, aplicada en San Pedro Sula y disponible para Guatemala, es de abajo hacia arriba. Partimos de un entendimiento claro del punto de inicio, fundamentado en un Diagnóstico integral que permite desagregar la problemática en sus componentes más básicos. Esto facilita la Identificación de oportunidades para acciones inmediatas y de trascendencia. Un proceso colaborativo orienta una presentación de acciones a impulsar, que pasan a una Implementación estratégica enriquecida por una Medición continua que permite ajustes hacia un resultado óptimo. Con este tipo de metodologías probadas, Guatemala puede tomar la batuta y establecer nuevos estándares en la región al definir e implementar modernas políticas de desarrollo en beneficio de sus habitantes.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0