Mejores prácticas de gobierno corporativo

Mejores prácticas de gobierno corporativo

De la sostenibilidad a la competitividad
Guatemala cierra con calificaciones negativas el 2017
Una apuesta para acortar plazos de licencias de construcción

El término de gobierno corporativo ha tomado auge en los últimos años, la globalización y el continuo cambio de los mercados han guiado a las empresas a adoptar las mejores prácticas logrando obtener mayor competitividad a nivel global, además de la protección del patrimonio y la sustentabilidad a través del tiempo.

Por: Jorge Liquidano

Gerente de Gobierno Corporativo

jliquidano@deloitte.com

El gobierno corporativo es un mecanismo que sirve de contra peso y guía a la administración de las organizaciones familiares o no familiares asegurando los niveles de eficiencia y garantizando la calidad, oportunidad y la adecuada diseminación de información sobre las condiciones financieras y operativas de la empresa. (Cruz, Cevallos 2014)

La implementación de un modelo de gobierno corporativo en cualquier tipo de organización se basa en cuatro principios: trato igualitario para todos los accionistas sin importar el porcentaje de tenencia accionaria, la rendición de cuentas por parte de la administración a través de la asamblea de accionistas, la revelación confiable de información y la creación de riqueza, empleo y sustentabilidad económica.

Consejo de Administración/Junta Directiva

El Consejo de Administración o Junta Directiva es elegido por la asamblea de accionistas, su función principal es servir de enlace entre la administración y la asamblea de accionistas, es el órgano encargado de definir y controlar la estrategia corporativa, además debe de garantizar la calidad de la información financiera y no financiera.

Una buena práctica para asegurar su funcionamiento es que se encuentre integrado con figuras como: consejeros patrimoniales, relacionados e independientes asegurándose que estos últimos no tengan ninguna relación ni intereses personales sobre la organización.

Este debe sesionar con la frecuencia y periodicidad señalada en los estatutos sociales de las organizaciones, en el último estudio de Mejores Prácticas en Gobierno Corporativo, realizado por Deloitte México a empresa mexicanas, se observa una reducción de 6 a 4 sesiones anuales esto gracias a la eficiencia y grado de madurez del Consejo de Administración, logrando que esté órgano se enfoque en el seguimiento y control estratégico y no como un órgano operativo como regularmente se acostumbra en las organizaciones latinoamericanas.

Actualización profesional

Al igual que todos los miembros de la operación de las organizaciones, es importante definir un plan de actualización profesional anual para el Consejo de Administración y comités de apoyo, esto asegura que dicho órgano tenga las capacidades requeridas por la asamblea de accionistas para alcanzar los objetivos y la ejecución del plan de trabajo definido en los temas que le cometen como órgano colegiado.

Según las buenas prácticas estos temas además de la estrategia, debe definir las políticas principales de la organización, el sistema de gestión de control interno y establecer los mecanismos de evaluación de los gerentes relevantes.

Evaluación y compensación de los órganos de gobierno

La evaluación del Consejo de Administración/Junta directiva y los diferentes comités de apoyo, como órganos colegiados y en lo individual de cada uno de sus miembros es una mejor práctica en materia de gobierno corporativo, los mecanismos son definidos por la asamblea de accionistas, dicha evaluación permite la oportuna retroalimentación de la ejecución de sus labores durante el tiempo definido por la asamblea.

Este proceso deberá contar con la plena disposición de los miembros a ser evaluados, cada órgano de gobierno deberá contar con sus objetivos y un plan de trabajo previamente definido, la evaluación deberá realizarse por un tercero independiente asegurando la completa independencia y la objetividad de los resultados.

Beneficios de adopción de las buenas prácticas de Gobierno Corporativo

La adopción de las buenas prácticas de gobierno corporativo tiene procesos primordiales que encaminan a las organizaciones hacia la institucionalización, permitiéndoles optimizar su gestión, además mejora la percepción de los accionistas y los terceros interesados. Las organizaciones pueden aprovechar diferentes beneficios al momento de la adopción de las mejores prácticas de gobierno corporativo algunos beneficios tangibles encontramos:

  1. Acceso a recursos como acceso a capital u otros instrumentos financieros.
  2. Mejores condiciones de financiamientos.
  3. Respuesta de forma rápida a situaciones o imprevistos que imposibiliten a los directivos a continuar realizando sus actividades.

En todas las organizaciones siempre se siente temor por la adopción de las buenas prácticas para no afectar el dinamismo en la realización de negocios creyendo que el mismo se verá afectado por el exceso de control, generando demasiada burocracia disminuyendo la flexibilidad de la operación, considerando que las grandes empresas para crecer y obtener rendimientos requeridos por la asamblea de accionistas deben correr riesgos.

Sin embargo, la adopción de mejores prácticas de gobierno corporativo ayuda a mitigar los riesgos haciendo que las diferentes organizaciones puedan crecer de forma ordenada y controlada. Por esta razón es importante la definición de un Modelo de gobierno corporativo en las organizaciones para asegurar la generación de valor, mejorar el control y principalmente asegurar la trascendencia generacional.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0