Competitividad:  agilización en  el proceso de  autorización de  licencias en el  sector construcción

Competitividad: agilización en el proceso de autorización de licencias en el sector construcción

Señales de desaceleración económica marcan perspectivas 2018
La economía frente al ruido electoral
“La coyuntura nos permite trabajar más en planificación”, Javier Ruiz, presidente CGC

El atraso en la autorización de las licencias de construcción resta a la industria constructora su potencial de crecimiento y el efecto multiplicador de generación de empleo directo e indirecto.

REDACCIÓN REVISTA CONSTRUCCIÓN

 

El Banco Mundial coloca a la región de Hong Kong en el primer lugar del mundo para obtener una licencia de construcción. Mientras que Guatemala, ocupa la posición 122 de 190 países, un permiso para construir requiere cerca de 230 días, en la “Ciudad más visitada del Mundo” lleva 72 días.

El promedio de tiempo de aprobación de licencias de construcción en Centroamérica es de 183 días, Guatemala con 230 y El Salvador con 314 días, son los países que más tiempo demoran en la aprobación de licencias de construcción en la región.

El Índice del Banco Mundial confirma lo que los constructores han evidenciado: Existen puntos en la tramitología donde se complican los trámites y su mejora dará un paso importante en favor de la facilitación de procesos para el sector de la construcción.

Guatemala tiene el reto de reducir el déficit de vivienda que ha crecido de manera exponencial en los últimos años (hasta alcanzar las 1.7 millones de unidades), pero sin cambios integrales, el sector construcción queda condicionado y con menos posibilidades de ejercer un papel protagónico.

Si bien en la Ciudad de Guatemala, que concentra cerca del 94% de la construcción del país, es común ver nuevas construcciones, la demora en la autorización de las licencias de construcción, restan a la industria constructora su potencial de crecimiento y el efecto multiplicador de generación de empleo directo e indirecto en otras industrias.

Agilizar trámites

El análisis sobre lo que pierde el país al estancar las posibilidades de crecimiento del sector de construcción ha sido exhaustivo, es por ello que, desde el sector privado, y a nivel gobierno central y municipal, se han generado diversas iniciativas para reducir los tiempos de aprobación de licencias de construcción. proyecto en el que Cámara Guatemalteca de la Construcción ha contribuido con la entrega de varios insumos técnicos.

Los cambios para revertir el camino de la competitividad de la construcción iniciaron años atrás y desde 2018, se conocen avances para iniciar los trabajos encaminados a la creación de la Ventanilla de Trámites de Construcción (VTC), previos a la obtención de un permiso de construcción, proyecto en el que Cámara Guatemalteca de la Construcción ha contribuido con la entrega de varios insumos técnicos.

La licenciada Priscila Oropin, encargada del proyecto de la VTC, indica que para un desarrollador una licencia de construcción se traduce en una gestión de hasta 18 meses y tramitar permisos en nueve instituciones de gobierno. Cada institución emite un documento, que sirve de requisito, para presentar ante una Municipalidad, quien finalmente autoriza la licencia.

Buscamos dinamizar la economía en el sector construcción e incrementar su participación en el PIB nacional, señala Oropin al indicar que ya se han realizado tres ejercicios de la VTC que demuestran la efectividad del proyecto.

Sin estar institucionalizada, la VTC generó la liberación de más de un millón y medio de metros de construcción, en menos del tiempo esperado, y según estimaciones del Ministerio de Economía tienen la capacidad de generar 200 mil empleos directos e indirectos.

La agilización en el trámite de las licencias de construcción con la institucionalización de la VTC tiene un efecto analgésico para el sector construcción, ya que la regulación dispersa en distintas normativas resta competitividad, genera riesgos de perder compradores (que demandan un tipo proyecto específico) y afecta la certeza ante los bancos de cumplir con el pago de créditos.

El licenciado Héctor Flores, presidente de la comisión de infraestructura y servicios del concejo municipal de Ciudad de Guatemala, señala que todo negocio tiene un momento oportuno en el que debe llevarse a cabo, y en ese sentido, son cruciales dos factores: el tiempo y las facilidades para concretar un proyecto.

“El rol del gobierno es crear condiciones, lo que significa que las regulaciones y la tramitología deben permitir la posibilidad o viabilizar un negocio”, explica al señalar los primeros ejercicios de la VTC tuvieron tal impacto que la economía del país tendría en el sector de construcción un punto de apalancamiento para el 2019.

Tres ejes

El ingeniero Hugo Bosque, presidente de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (ANACOVI), comenta que, si bien se ha tenido una mejora en los tiempos del proceso de revisión de expedientes y su autorización de licencias de construcción, es insuficiente para un sector que requiere la puesta en marcha final de la VTC y necesita crecer más allá de un habitual 3% anual.
La dinamización del sector de construcción requiere de más elementos y Bosque propone como alentadores de la industria, adicional a la institucionalización de la ventanilla única, los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) y la Ley de Interés preferencial.

“La Ley de Interés Preferencial apuntala soluciones de vivienda en segmentos con mayor déficit habitacional y los POT ayudarán a desarrollar las ciudades intermedias en donde habrá nuevos polos de oportunidades”, indica al señalar que la industria constructora se fijará en los municipios del interior del país que tengan reglas claras del juego para el impulso de la vivienda y la creación de fuentes de empleo.

Expediente virtual

Flores, quien también es el concejal IV de la comuna capitalina, señala que se trabaja en la propuesta de un expediente virtual de la construcción, que buscaría que cuando ingrese la petición de un proyecto, no presente en formato físico sino digital.

La iniciativa ayudaría a que las dependencias que participan tengan acceso a la documentación y opinen en tiempos cercanos. Una vez analizados y corregidos los documentos, el constructor ya pueda presentar los planos en su edición final, a espera de una aprobación.

“El expediente virtual permitirá al desarrollador conocer el estatus en el que se encuentra la revisión de su proyecto, sin moverse de su oficina y estar seguro del siguiente paso a dar”, señala Flores, quien indica que un resultado palpable del proyecto se tendrá, una vez se apruebe la legislación y se defina las instituciones responsables de archivar la documentación que permitió aprobar una licencia de construcción.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0