Impacto del Sector Construcción en la Competitividad del país

Impacto del Sector Construcción en la Competitividad del país

Guatemala cierra con calificaciones negativas el 2017
Retos y oportunidades del sector construcción
Política de Competitividad, Guatemala 2032

Mejorar la competitividad en Guatemala y crear mejores condiciones de desarrollo e inversión sigue siendo una necesidad por cumplir y el sector construcción es uno de los que más contribuye en este sentido.

Redacción Construcción

Crear condiciones de desarrollo y que sean atractivas para nuevas inversiones, mejorando la competitividad del país, continúa siendo una necesidad existente y urgente para elevar los indicadores económicos nacionales. Esto pasa por diferentes aspectos y uno de estos, quizá el más importante: la infraestructura pública.

Sin embargo, existen otros aspectos relevantes que contribuyen a mejorar la competitividad de un país, tales como la agilización en procesos de aprobación de licencias de construcción.

El sector de la construcción en Guatemala, es uno de los que aporta mayor dinamismo a la economía del país y que contribuye a la competitividad por el impacto generado en subsectores económicos como: transporte, madera, servicios, etc.

Para el presente año según las últimas proyecciones del Banco de Guatemala (Banguat), este sector tendrá un crecimiento del 5.8% y se espera para 2020 un año con mejores resultados, impulsado por inversiones privadas en desarrollos inmobiliarios y proyectos de infraestructura que desde este año ejecuta la Municipalidad de Guatemala.

Reducción de tramitología: el gran reto

Las inversiones que realiza el sector privado de la construcción en proyectos inmobiliarios crean zonas de desarrollo en donde surge comercio, vivienda, oficinas, servicios y mejora la seguridad.

Uno de los esfuerzos por incentivar a los constructores a invertir es la Ventanilla Única para la Construcción, la cual funciona en la Municipalidad de Guatemala y que fue un esfuerzo articulado por diferentes direcciones de la comuna y la Cámara Guatemalteca de la Construcción para agilizar el proceso de licenciamiento de obras constructivas, lo que anteriormente podría demorar hasta más de dos años.

“Tenemos varios retos, reducir la tramitología es uno de ellos. Actualmente se tarda un promedio de 203 días la autorización de una licencia de construcción porque debe pasar por 10 instituciones del Estado, mientras en un país desarrollado se tarda alrededor de 70 días”, explicó el director ejecutivo de la Cámara de la Construcción, Janio Rosales.

Asimismo, el año pasado Cámara Guatemalteca de la Construcción firmó con Convenio de Cooperación Técnica con el Ministerio de Economía para la puesta en marcha de una Ventanilla Única de trámites previos a solicitar licencia municipal de construcción, esta busca implementar procesos simplificados y automatizados de trámites.

Una vez inaugurada, los interesados en obtener una licencia de construcción presentarán un solo expediente físico con los 14 documentos requeridos previo a llegar a la Municipalidad de Guatemala, en donde deben obtener el último visto bueno para el licenciamiento y en donde la Ventanilla Única de esa institución también les dará prioridad.

Según, Rosales durante 2019 se realizaron tres ejercicios piloto de la Ventanilla con el Ministerio de Economía y los resultados fueron bastante favorables: 2,4 millones de m2 autorizados en nuevos desarrollos inmobiliarios, lo que significa Q.8,000 millones de inversión para los próximos tres años y 200,000 empleos.

Por su parte, el concejal cuarto de la Municipalidad de Guatemala, Héctor Flores, indicó que para el presente año estiman finalizar con un total de cinco millones de m2 autorizados en nuevas licencias constructivas, entre movimientos de tierra y obras nuevas por arriba de los 5,000m2.

“El impacto económico que tiene esa construcción directa e indirectamente es importante. Actualmente se construyen 160 edificios en la Ciudad y es muy probable según las últimas estimaciones del Banguat, que el Producto Interno Bruto (PIB), crezca alrededor del 4% en la medida en que el sector construcción se mantenga a esta ritmo y se siga invirtiendo el productos y servicios que se necesitan en todas las fases un proyecto”, aseguró.

Infraestructura y APP´s

La infraestructura de puertos, aeropuertos y vial, juegan una función fundamental en la competitividad de cualquier nación y en Guatemala no es la excepción. “Para que un país pueda desarrollar sus ventajas competitivas es imperativo contar con un desarrollo integrado de la red multimodal de infraestructura”, indicó la directora ejecutiva del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom), Francisca Cárdenas.

Esta red multimodal abarca desde una red vial conectada y en óptimas condiciones, hasta un amplio y moderno sistema de telecomunicaciones, cobertura y diversificación de sus sistemas energético, infraestructura portuaria eficiente y abastecimiento de servicios públicos como agua potable.

De acuerdo con el Ministerio de Finanzas Públicas, Guatemala debe invertir en los próximos 14 años por lo menos Q.95 mil 817 millones en carreteras y esto quedó programado en el Plan de Desarrollo Vial 2018-2032.

Las Alianzas Publico-Privadas (APP), cobran en este tema una importancia relevante, ya que ante la ausencia de recursos públicos que ha quedado demostrada en los últimos años para nuevas inversiones en infraestructura, es una modalidad que puede aportar a la competitividad del país.

Mientras tanto, de acuerdo con Flores, en lo que resta de 2019 y durante 2020 se estarían construyendo alrededor de 12 pasos a desnivel como proyectos de infraestructura en la Ciudad que aportan a temas de movilidad, entre estos el paso a desnivel en La Chuchilla, zona 6 de la capital.

Por su parte, el presidente de la Cámara Guatemalteca de la Construcción, Javier Ruiz, afirmó que en Guatemala se invierte menos del 2% del PIB en infraestructura, mientras que según recomendaciones de la CEPAL debería ser de por lo menos el 5%.

“Uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de infraestructura en el país es que los recursos del Estado son limitados, es por ello que es importante el uso del modelo de Alianzas Público-Privadas para subsanar ese vacío que el sector público no puede atender”, afirmó.

La cartera de proyectos impulsados por medio de las APP suma en la actualidad por lo menos US$1,500 millones.

Ruiz resaltó que otro de los aspectos clave para fomentar la inversión y la competitividad es la certeza jurídica que debe mejorar en el país, así como impulsar la transparencia en contrataciones y procesos para obras nuevas. “El sector construcción es un actor fundamental para la generación de empleo, dinamización económica e impulso de la competitividad”, finalizó.

 

 

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0