2020: el año de los Grandes Proyectos Inmobiliarios

2020: el año de los Grandes Proyectos Inmobiliarios

Qué esperar del 2019 y 2020 en el desarrollo de viviendas
¿Qué busca el mercado de vivienda?
Tendencias, oportunidades, y otros temas que pueden influir en este 2018

Con un crecimiento del 5.8%, el sector construcción Guatemala se ha posicionado como uno de los rubros que
más dinamiza la economía nacional y el año 2020 trae consigo desarrollos inmobiliarios relevantes para
el país.

Redacción Construcción

El sector construcción en Guatemala se encuentra atravesando por una de sus mejores etapas de crecimiento,  sobre todo impulsado por inversiones privadas en proyectos inmobiliarios importantes que se encuentran en desarrollo principalmente en la ciudad capital y algunos focos de inversión en el interior del país.

Para el año 2020, se espera que se comiencen a ver los resultados de la liberación de licencias de construcción que han sido autorizadas por la Municipalidad de Guatemala y en consecuencia una transformación del paisaje urbano con la edificación de numerosos proyectos importantes y de alto impacto.

El concejal cuarto de la Municipalidad, Lic. Héctor Flores, informó que, para 2019 fueron autorizados alrededor de cinco millones de metros cuadrados en nuevas edificaciones y para 2020 se espera que se autorice un número similar. A estas licencias hay que sumarle las de años anteriores y que son proyectos que están por finalizar en 2020 o estarían iniciando.

Datos de la comuna revelan que durante 2019 fueron autorizadas 75 construcciones alto metraje y que son desarrollos que impactarán en diferentes zonas. Las zonas con mayor incidencia en proyectos constructivos continúan siendo 10, 12, 14, 15 y 16.

Un potencial dormido

Juan Carlos Salazar, vicepresidente de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (Anacovi), menciona que para el próximo año, habrán cambios en cuanto a la ubicación de oferta nueva. No es posible seguir con el flujo de oferta en ciertas zonas, principalmente las zonas 11, 15 y 16 que presentan reducciones en ritmo de venta por proyecto, explica.

Según él, se verá un mayor dinamismo en la oferta urbana, alejándose de las unidades caras y acercándose más a precios para la clase media y media baja, ofreciendo así opciones a personas que anteriormente solo podían comprar fuera de la ciudad.

Una de las tendencias que expertos esperan que siga creciendo durante 2020 es el desarrollo de proyectos inmobiliarios de uso mixto; integrando vivienda, oficinas, comercio, clínicas médicas y recreación.

Pese a la buena aceptación de este tipo de obras, únicamente han representado el 5% de las licencias autorizadas durante el año 2019 según la Municipalidad, por lo que se han convertido en un potencial que continúa dormido.

Proyectos como Vistares en zona 12, HQ Fontabella, la fase dos de Avia, Petapolis y el inicio de la construcción de Vilaflor en carretera a El Salvador, son algunos que serán ejemplo del buen desempeño de un uso mixto.

María José Nichols, directora de Abitare, explicó que el sector inmobiliario podría evolucionar en un corto plazo un concepto más enfocado en estilo de vida, en el bienestar de la persona y que en obras de uso mixto, por ejemplo se incluyan temas de recreación y experiencia.

“Otro de los grandes cambios es que ahora el cliente es el centro y tienen la información. Antes desconocía muchos temas que ahora no y es más exigente”, comentó la entrevistada.

Por otro lado, indicó que se comenzará a ver una notoriedad de desarrollo y proyectos en las zonas 2, 3, 4, 5, 6 y 8 en donde algunos desarrolladores se atrevieron a hacer algo diferente, así como proyectos de cambio de uso de edificios, sobre todo en el centro de la ciudad.

El Ing. Jean Francois DuBois, director adjunto de Metro Proyectos, afirmó que hay buenas expectativas para 2020 en el sector inmobiliario.

Dentro de los proyectos que indicó están en análisis y podría impactar, es la construcción de una “especie de puerto libre” en Amatitlán, el cual sería el primero en el país.

Las tendencias para el sector inmobiliario continuarían siendo la construcción verde, sostenibilidad y carbono neutro, así como el tema de bienestar personal por medio del diseño Wellness.

En el caso de los usos mixto, DuBois explicó que más que una tendencia se está convirtiendo en una necesidad por la falta de tierras y los problemas de movilidad urbana que impactan en las zonas urbanas.

Para Jorge Valdez, gerente de comercialización regional de vivienda de la desarrolladora Spectrum, el potencial está enfocado en usos mixtos en donde “el componente principal sea vivienda, pero le acompañen espacios comerciales, de entretenimiento, oficinas y hasta turismo, como hoteles”.

Mientras tanto, agregó que el mercado inmobiliario continuará en una fase de expansión, “en gran medida porque en nuestra región hay aún una demanda insatisfecha de espacios y productos de calidad”.

Spectrum estaría inicia la construcción de su proyecto Reserva 10 y Parque San Mateo en 2020 y entregando las primeras torres de Parque 15 y la fase dos de Parque San Ángel. Por otro lado estaría inaugurando la remodelación y ampliación de Museo Miraflores y proyectos de mejoras en centros comerciales.

Desarrollo descentralizado

Una saturación en el mercado inmobiliario en algunas zonas de la ciudad y en determinados tipos de productos, es uno de los escenarios posible a mediano plazo. Esto hace que invertir en el interior del país se vuelva atractivo y ya existen proyectos importantes, principalmente en centros comerciales.

Para Fernando Marroquín de Grupo HPB, lo anterior, provoca un efecto positivo y es que hace que los desarrolladores sean más creativos y busquen siempre un diferenciador.

“El mercado ha evolucionado a un ámbito de competencia muy profesional y eso te hace como desarrollador ser más exigente, buscar innovar y dar mejores productos al mercado, lo cual es de beneficio para todos”, enfatizó.

En contraparte a esto, la oferta estaría sobrepasando la demanda y habría en determinado momento niveles de desocupación considerables dentro de la ciudad.

Por ello, inversionistas se han interesado en los polos de desarrollo que existen en el interior, por ejemplo en Izabal comenzará durante el primer trimestre de 2020 la construcción de Torre Manatí, el cual se estaría convirtiendo en el primer rascacielos de Guatemala y el edificio más alto.

Además, CMI se encuentra realizando una fuerte inversión en su red de centros comerciales Pradera, y Metrocentro estaría anunciando en 2020 la construcción de tres nuevos complejos en diferentes reigones, los cuales se sumarían a su red de 10 plazas que operan en la actualidad. En 2019 cumplió un año de su apertura el centro comercial Gran Carchá en Alta Verapaz.

Así mismo, recientemente fue inaugurado Oceana Resort en las playas de Itzapa, el primer hotel de playa todo incluido y que es un desarrollo de una fuerte inversión que contempla alrededor de cuatro fases más.

DuBois explicó que la inversión en el interior del país crea focos de desarrollo e impacta positivamente en las comunidades, generando empleo pero también servicios, seguridad y recreación.

Vivienda social

Iniciativas como la Ley Interés Preferencial para el Acceso a la Vivienda (LIP) impulsada por Cámara Guatemalteca de la Construcción a través de su gremial Anacovi y los MUVIS, son buenas opciones para la reducción de este déficit.

El déficit de vivienda que sobre pasa el 1.5 millones de unidades habitacionales, continúa siendo una preocupación y ante ello, también se avecina una marcada tendencia en proyectos de vivienda social dentro de la ciudad, en donde se espera más de 100 proyectos para los próximos.

Estos son proyectos que se caracterizan por ser de poca altura, sin elevadores y en algunos casos con estacionamientos únicamente para motocicletas. El plus serían los precios y las facilidades de acceso a créditos para su adquisición. Para los desarrolladores que impulsan este tipo de obras, la Municipalidad ya ofrece algunos incentivos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0